REASENTAMIENTO HUMANITARIO DE FAMILIAS SIRIAS EN CHILE

compartir en:

Lorenzo Agar Corbinos y Jaime Esponda Fernández. Instituto Igualdad

Entre el ocaso del siglo XIX y las primeras décadas del siglo XX, llegaron a Chile cerca de 10 mil inmigrantes árabes cristianos. Es posible constatar hoy día que esta comunidad ha aportado, con su emprendimiento e intelecto, a la construcción y el desarrollo de la nación chilena. Sus descendientes bordean las 200 mil personas. La mayoría son de origen palestino. Aquellas de origen sirio alcanzan las 60 mil. La mitad son hijos y nietos de inmigrantes de Homs, una de las ciudades más afectadas por la guerra civil.

A tres años de la cruenta guerra en Siria, ya son más de 160 mil las víctimas fatales según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos. Un tercio de las víctimas fatales es civil. Las personas que han debido abandonar sus hogares, para dirigirse hacia otras zonas del mismo país, ascienden, según el Informe Global sobre Desplazamiento Interno de 2014, a 6,5 millones. Adicionalmente, la Agencia de la ONU para el Refugio estima que2, 6 millones de almas se han refugiado en naciones vecinas. En suma, este drama social afecta directamente a un 40% de la población siria.

En 2007, nuestro país acordó con Naciones Unidas dar refugio a 29 familias palestinas que huían del convulsionado Irak. Ellas lograron, con apoyo tripartito de la Iglesia Católica, el Gobierno y el ACNUR, iniciar en nuestra tierra una nueva vida. La presencia de una importante comunidad palestina en Chile, sumada a la necesidad de profundizar una cultura solidaria, hizo que se concretara con éxito ese programa humanitario. Hoy es la hora de apoyar a los refugiados sirios mediante un programa de reasentamiento de similares características. El hecho de que nuestro país disponga, desde abril de 2010, de una Ley de Protección a los Refugiados, facilita éste y otros programas humanitarios que pudiesen concebirse.

Chile es parte del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Existe un compromiso para contribuir a la prevención y resolución de crisis que afecten la paz y la seguridad en diferentes regiones del mundo. El conflicto sirio es hoy el de mayor impacto humanitario en el mundo. También, en el Programa del actual Gobierno se menciona la necesidad de reactivar el asentamiento humanitario. Es el momento histórico para hacerlo y actuar coherentemente con nuestros principios de política humanitaria, integración regional y pluralidad cultural.

La comunidad siria de Chile tiene un deber moral e histórico de apoyar activamente este programa humanitario. Para los chilenos de ascendencia siria, es el momento de solidarizar con sus raíces, estimular a las autoridades para el logro de este importante desafío y acoger fraternalmente a familias sirias que, al igual que sus antepasados, podrán encontrar en nuestra tierra una comunidad y una sociedad que los acogerá con los brazos abiertos. Estamos seguros que contribuirán una vez más con su talento y cultura milenaria al desarrollo de Chile.

Lorenzo Agar Corbinos

Jaime Esponda Fernández

Instituto Igualdad

compartir en:
compartir en: