Automatización y plataformas: nuevas excusas para la “flexibilidad” laboral de siempre