“Hemos conseguido paridad en el PS, gracias al trabajo de las mujeres de todas las tendencias internas”

compartir en:

La socióloga y Magíster en Política y Gobierno, Raquel Neira, quien se desempeña como una de las tres coordinadoras del Área de Género del Instituto Igualdad, señala que existe una satisfactoria evaluación de las escuelas de formación política para dirigentas del PS, efectuadas durante este año. Según expresa, más de 300 mujeres participaron en los talleres que se realizaron en diversas ciudades del país, lo que refleja un interés de la militancia femenina en tener un rol cada vez más protagónico en distintos ámbitos del quehacer nacional.

En esta entrevista, destaca, además, cómo ha tomado relevancia el enfoque de género en Chile, y se refiere a la participación política de las mujeres socialistas, en la actualidad.

¿Cuál es el balance que hace de las escuelas de formación política para dirigentas del PS?

La evaluación que hemos hecho con el equipo que coordina esta área de género desde el Instituto, es satisfactoria. En primer lugar, porque en las distintas regiones del país, donde se realizaron estas escuelas hubo una alta convocatoria. En la cuenta final podemos decir que más de 300 mujeres participaron durante este año. Al mismo tiempo, destacamos la diversidad de lideresas que se sumaron a esta iniciativa. Entre ellas, dirigentas políticas representantes de las mesas de sus regiones, dirigentes gremiales, sociales, de juntas de vecinos o de organizaciones funcionales.

En segundo lugar, es importante relevar los contenidos entregados que contribuyeron a enriquecer el conocimiento acerca del tema de género. Bajo esta perspectiva, se revisó la historia del Partido Socialista, profundizándose en el aporte que han hecho tantas figuras femeninas, no sólo en la lucha por una sociedad más justa, sino también, por avanzar hacia la igualdad de derechos entre hombres y mujeres en Chile. Se abordaron temáticas como la seguridad ciudadana, desde una mirada de género; la importancia de la paridad; el desarrollo y economía del cuidado; y la participación política de las mujeres, entre otras. Todos estos tópicos nos permitieron reflexionar acerca del rol que jugamos las mujeres socialistas, tanto al interior del partido, como en distintos ámbitos del quehacer nacional.

¿De qué manera influyeron las escuelas para articular redes entre las mujeres socialistas?

En efecto, otro aporte relevante de las escuelas de formación de lideresas es la construcción de redes entre las militantes y adherentes del partido. Estos espacios son muy esperados y valorados por las mujeres de regiones, quienes indican que cuentan con pocos recursos para realizar este tipo de acciones y  esperan que sean permanentes. Estas instancias permiten el encuentro y  reflexión acerca de su quehacer en la política y, además, hacen posible trazar líneas que las van empoderando. La factibilidad de reunir a dirigentas locales con mujeres que están en cargos de representación regional, o cumplen un rol en lo gremial, contribuye a tener un cuadro más general de lo que está ocurriendo con la participación de las mujeres socialistas a lo largo del país y ayuda a la definición de acciones estratégicas.

¿Cuál es el  diagnóstico  que existe entre las militantes socialistas  sobre  el espacio de participación que han ganado las mujeres en Chile?

Hay un consenso en que estamos frente a un cambio cultural que busca emparejar la cancha en cuanto a igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres. No todo lo que quisiéramos, pero se ha avanzado, por lo menos en el discurso. Hoy es políticamente incorrecto estar en contra de aumentar  la participación femenina.

En los hechos, vemos que esto se refleja ,también, en el Partido Socialista, donde hoy existe una normativa que establece la paridad en todas sus  estructuras internas: En la Mesa, en la Comisión Política, en el Comité Central y en todas las instancias de toma de decisiones a nivel regional. Por supuesto, lo anterior por sí mismo no asegura esta igualdad, ya que no todas las mujeres que asumen los respectivos cargos tienen conciencia de género. Es decir, no da lo mismo qué dirigentas cumplen estas funciones. Lo importante es que, quien asuma el liderazgo de dichos espacios de incidencia, luche por la igualdad entre el hombre y la mujer.

Cuando ingresé al partido no existía una lógica transversal de apoyo entre las compañeras, cuestión que se ha ido construyendo y, gracias a eso, se ha logrado contar con normativas que regulan y buscan la equidad de género dentro del PS. Hoy vemos que esto es distinto. Hemos conseguido que exista paridad, gracias a un trabajo conjunto de militantes que pertenecen a distintas tendencias. Lo anterior se ha visto muy claro en los últimos congresos partidarios, donde  hemos avanzado con nuestros planteamientos.

A su juicio, ¿Cuánto se ha progresado al respecto en el gobierno de la Presidenta Bachelet?

Se han dado pasos importantes. Quizás lo más relevante es la despenalización del aborto en tres causales, sobre todo, por lo que esto significa para las mujeres de los niveles socioeconómicos más bajos. Otro avance relevante es la creación del Ministerio de la Mujer y Equidad de Género, porque gracias a esta nueva institucionalidad se pueden elaborar políticas públicas que apunten con mayor rapidez a responder las demandas de mayor igualdad.

También ha sido importante el cambio del sistema binominal por el proporcional, que exige cumplir con una cuota del 40/60 de uno u otro sexo, por lo menos en las candidaturas a parlamentarias/os. Esperamos que esta normativa se extienda a todos los cargos de elección popular, como sería el caso de los CORES e Intendentes (cuando estos últimos sean elegidos). En  los otros espacios de incidencia política, también, debería haber una representación femenina del 50% aún invisibilizada. En estos cargos incluyo aquellos definidos por la Presidencia de la República: Ministerios, subsecretarías, gobernaciones, seremías, en fin. Que quiero decir con esto: Que una democracia se fortalece cuando la población que la compone tiene real participación, lo que, en la actualidad,  no es así.

¿Qué efecto ha tenido esta normativa para las candidatas a parlamentarias del PS?

Lo primero es valorar estas medidas de acción positiva, o Ley de Cuotas, que tratan de resolver la falta de representación y discriminación existente hacia las mujeres. Dicho texto legal busca equiparar el número de mujeres y de hombres que se presentan como candidatas/os al Parlamento. Pienso que esto puede ser muy significativo para nuestro país, aunque sea sólo a nivel de cantidad de postulantes. El hecho de ver a tantas mujeres en los spot publicitarios y en la franja política puede ser un avance simbólico y puede lograr un cambio.  Digo simbólico, porque los resultados aún no los conocemos y no está claro si se verá reflejado en el resultado de la electividad femenina.

Creo que la forma de elección de las mujeres candidatas del PS habría que revisarla y definir un protocolo que permita levantar opciones que tengan una posibilidad real de ganar. Esta es una evaluación que deberemos hacer después del proceso eleccionario en curso.

compartir en:

Deje un comentario

Trece + 5 =

compartir en: