Discurso pronunciado por el senador y candidato presidencial, Alejandro Guillier, en Teatro Caupolicán