TRUMP: ¿COMIENZO DE UN LARGO INVIERNO?