Isabel Allende: “Priorizar Reformas y buen gobierno”. Intervención en Pleno del CC del PS.

compartir en:
sabel allende2

INTERVENCIÓN PLENO COMITÉ CENTRAL
SENADORA ISABEL ALLENDE BUSSI
PRESIDENTA PARTIDO SOCIALISTA DE CHILE

Santiago, 29 de Agosto de 2015

Compañeros, compañeras,

Realizamos este Pleno del Comité Central en momentos claves para el país. En momentos en que a sectores significativos de la población les abruma el pesimismo y la desafección. En momentos en que el futuro parece incierto para muchos compatriotas. Los socialistas, estamos convencidos que en circunstancias problemáticas, las fuerzas políticas con verdadero arraigo en el pueblo de Chile, deben jugar su papel para fortalecer la unidad de todos los ciudadanos y afirmar la certeza de un horizonte común y mejor para todos.

El jueves pasado fue un día triste para el país. Estamos convencidos que no se debe permitir que se realicen demostraciones de fuerza que interrumpan la vida normal de la Nación. Independientemente de la legitimidad de las demandas, éstas deben siempre ser tratada a través de los causes institucionales, que por definición son pacíficos. El diálogo es la esencia de una sociedad democrática; no es posible una convivencia civilizada si la fuerza sustituye al diálogo. Condenamos lo ocurrido y esperamos que nunca más vuelva a suceder. Al mismo tiempo, esperamos de la autoridad política, ser capaces de anticiparse a los conflictos, y poder manejar las crisis que pueden emerger para darle soluciones oportunas y positivas.

Por otra parte, es difícil imaginar un escenario internacional más complejo como el que enfrenta nuestra economía en la actualidad. A los efectos negativos que resultan de la caída del precio de todos los productos que exportamos, con sus efectos en el empleo, se le suman impactos inflacionarios que derivan del alza del tipo de cambio y que elevan el costo de las deudas y los precios de muchos de los productos que consumen los chilenos, especialmente los más pobres.

Vemos como desde el segundo semestre de 2013 el crecimiento ha perdido dinamismo. Las tasas de crecimiento cercanas al 5% han sido reemplazadas para este año por una modesta alza apenas por sobre el 2%. Es un escenario complejo, por debajo de las expectativas que nos habíamos cifrado.

Estamos viviendo el efecto de la declinación del ciclo de inversión minera; el agotamiento de los alcances de la expansión fiscal contra-cíclica del 2009 y el que derivó de la reconstrucción tras el terremoto de 2010. Todo esto ha tenido un evidente efecto negativo sobre la inversión y el consumo.

Hoy nos enfrentamos a la realidad de no haber aprovechado –una vez más- el boom de precios de nuestras materias primas para innovar, para agregar valor, para generar cadenas productivas de mayor nivel.

A los socialistas nos preocupa el crecimiento económico, el empleo y los ingresos de los chilenos y chilenas. En este escenario, respaldamos la decisión del Ministro de Hacienda de simplificar la Reforma Tributaria.

En el contexto de la política de responsabilidad fiscal que hemos promovido, creemos que el presupuesto del próximo año debe mantener su carácter anti-cíclico, pensando en los más pobres y sectores medios más vulnerables quienes requieren de un apoyo para capear este temporal. Nos parece además que es crucial que en cada región la ejecución presupuestaria sea eficiente y oportuna. Apoyamos también el fondo de infraestructura anunciado para desarrollar puertos, aeropuertos, carreteras, obras de riego, líneas férreas, en estrecha asociación público-privado.

BUEN GOBIERNO Y REFORMAS

Seguimos de cerca los agobios que inquietan a las familias en el día a día y que ensombrecen su visión del futuro. Los partidos no podemos vivir ajenos a las penurias de quienes viven dificultades por la inseguridad, por el riesgo de perder su empleo, o por la imposibilidad de conseguir una atención oportuna de salud. La batalla cotidiana que libran las familias pobres y de clase media debe tener al gobierno como un aliado cercano y confiable.

Nada más equivocado que contraponer la necesidad de un buen gobierno que enfrente estos problemas, con la voluntad de llevar adelante un programa de reformas que se hace cargo de la desigualdad social que decididamente hemos denunciado.

Por eso, hoy reiteramos nuestro compromiso programático y junto con ello, les exigimos a las autoridades y funcionarios del gobierno, militantes socialistas y de la Nueva Mayoría, hacer su máximo esfuerzo para responder con soluciones concretas frente a los reclamos de esa gestión gubernamental de calidad que los chilenos demandan.

La derecha, aunque debilitada por sus divisiones y cuestionada por las denuncias de corrupción que le afectan, pretende ignorar el profundo fundamento de los cambios que estamos llevando adelante y que fueron la base del retorno de Michelle Bachelet al país y al gobierno en medio de un amplio apoyo popular. La estrategia de la derecha es la de agudizar los miedos, temores e incertidumbres de la población, en particular, en los temas de seguridad y delincuencia, olvidando el fracaso de la política de Piñera del fin de la puerta giratoria.

En materia de delincuencia, lo que corresponde es respaldar a las instituciones que combaten el crimen, tanto en sus consecuencias como en sus causas. Si son necesarias nuevas normas para enfrentar vacios legales, bienvenidas sean. Debemos actuar con energía y respaldar a las policías y al Ministerio Público. Pero no debemos olvidar que este es un tema que requiere una mirada integral, que no admite respuestas simples y que no debe enfrentarse con demagogia.

Reiteramos que el respaldo del Partido Socialista a las reformas está fuera de discusión. Pero hay que superar la retórica y asumir una agenda concreta, que nos permitirá avanzar en los próximos meses, en los temas comprometidos. Queremos certeza en los contenidos específicos de los proyectos. Exigimos trabajo pre legislativo intenso. Financiamientos ciertos. El tiempo de las promesas ya pasó, y teniendo como base los bajos niveles actuales de aprobación pública, lo que corresponde es responder con decisiones, lo que incluye no alimentar expectativas que luego no seamos capaces de cumplir.

UNIDAD PARA ENFRENTAR LAS DIFICULTADES

El Partido Socialista es una fuerza política con vocación unitaria y con un sentido de responsabilidad construido a través de un duro aprendizaje histórico. Por lo mismo, rechazamos las desavenencias al interior de los equipos de gobierno y fuera, que terminan siendo ampliamente publicitadas y que se transforman en trabas para el cumplimento de las tareas comunes.

Llamamos a todos los actores políticos a maximizar su sentido de responsabilidad, frente a las dificultades actuales y los desafíos futuros, terminando las disputas menores y las agendas particulares.

Antes que concluya el año legislativo tenemos una gran agenda que sacar adelante. La reforma laboral, la carrera docente, la ley de Presupuesto 2016, -que debería contener los estímulos de reactivación económica-, la puesta en marcha de la gratuidad en la educación superior, y avanzar en la descentralización. Asimismo, la ley sobre despenalización del aborto terapéutico con sus tres causales, y la simplificación de la reforma tributaria.

En lo laboral, los desacuerdos al interior de la coalición deben ser resueltos en el trámite legislativo, teniendo en cuenta el programa de gobierno que acordamos. El tema principal para los socialistas es extender la negociación colectiva con titularidad sindical y garantizar el derecho a huelga efectiva, que genere una relación más equilibrada entre trabajadores y empleadores al interior de la empresa. Esos propósitos son irrenunciables y constituyen el corazón del proyecto que hoy se debate en el Senado y en cuya tramitación todos los actores han sido oportunamente escuchados.

En materia de reforma a la educación superior debemos ser capaces de conjugar nuestra promesa de gratuidad progresiva, universal, con un ordenamiento institucional que tenga en su centro el fortalecimiento de las universidades e instituciones de educación pública. Debemos dar la señal en el Presupuesto 2016 que pondremos en marcha una política de gratuidad, favoreciendo con ello las familias más modestas y de clases medias, pero, a su vez, debemos ir produciendo un ordenamiento institucional del sistema que ponga fin a la actual desregulación de mercado y de lucro encubierto en las instituciones privadas, y, que permita y estimule la expansión de la matricula pública de manera clara en los próximos años. No debemos confundir avances parciales en materia presupuestaria con la necesidad de una ley de educación superior que ordene y establezca exigencias claras en el sistema de educación superior, para acceder a fondo públicos. Nuestro objetivo debe ser, llegar en un tiempo razonable, a una cobertura pública mayoritaria. En este sentido, constituyen señales positivas la creación de dos nuevas universidades estatales y 15 CFT públicos.

Es crucial también despejar las leyes de probidad derivadas de la Comisión Engel, en un trámite expedito y nítido en sus conclusiones. A los ciudadanos les debe quedar claro que los estándares para la actuación política se han hecho significativamente más elevados. En particular, apoyamos normas más exigentes de transparencia en el funcionamiento de los partidos políticos, como personas jurídicas de derecho público, y con financiamiento público para sus actividades.
El Partido Socialista no tiene ningún problema en apoyar una legislación más severa, en torno a probidad, democracia y transparencia. El fortalecimiento efectivo del Servicio Electoral es fundamental para que estas leyes no sean letra muerta.

Compañeras y compañeros,

Durante el mes de septiembre la Presidenta pondrá en marcha el Proceso Constituyente. En este momento de cuestionamiento institucional, urge un amplio debate social respecto a las reglas fundamentales de la República. Lo principal es motivar la participación ciudadana en esta discusión cívica. Los socialistas estamos comprometidos para llevar adelante este proceso.

En materia de derechos humanos, en el último tiempo hemos conocido las confesiones de ex conscriptos, que han permitido avanzar en el esclarecimiento de la verdad, después de 29 años, en los casos de Rodrigo Rojas Denegri y Carmen Gloria Quintana.

Asimismo, sentencias condenatoria han llevan a la prisión a los responsables del siniestro asesinato del agente Berrios, ambos hechos justifican ratifican la importancia de terminar con Punta Peuco, los beneficios carcelarios, y la degradación a los condenados por violaciones de DDHH.

Lamentamos y discrepamos de la decisión judicial de sobreseer la causa respecto de la investigación de la desaparición de nuestro querido diputado y dirigente socialista Carlos Lorca. La necesidad de verdad y justicia en este caso es algo respecto de lo cual los socialistas no cejaremos.

EL NUEVO CICLO ELECTORAL Y LA RESPONSABILIDAD POLITICA

En medio de esta difícil coyuntura resulta equivocado adelantar la disputa por la próxima elección presidencial.

Restan 30 meses de gobierno, 26 para la próxima elección presidencial y 22 para una eventual primaria. Este gobierno, nuestro gobierno, no concluye aun ni la mitad de su mandato. Nos parece un despropósito adelantar cualquier debate respecto a futuras candidaturas.

La proyección de la Nueva Mayoría no está en duda para los socialistas. Creemos que esta coalición es la continuación de una larga y exitosa tradición de relaciones entre el centro y la izquierda, que ganó épicas batallas en la historia del Chile reciente y que supero prejuicios y la ruptura de paradigmas establecidos.

Lo sí está claro es que el pueblo de Chile solo seguirá eligiéndonos si demostramos capacidad para gobernar y voluntad de cumplir nuestros compromisos.

Las elecciones municipales del próximo año serán un gran desafío para los socialistas. Deberemos jugarnos por incrementar el número de acaldes y concejales de nuestra coalición a lo largo de Chile y mantener más unidos que nunca.

Sean cual sean las combinaciones partidarias para las listas de concejales – que no debería tensionar a la Nueva Mayoría- queremos el máximo acuerdo detrás de los candidatos a alcaldesas y alcaldes de la coalición.

Estamos confiados que la presencia del Partido en el mundo municipal crecerá porque tenemos condiciones para ello. Tenemos hombres y mujeres capaces de representarnos en ese desafío electoral. Si ponemos nuestro empeño en construir una lista amplia y competitiva, y trabajamos todos juntos, conseguiremos un nuevo éxito para el Partido, por el bien de Chile y de nuestro proyecto.

En enero próximo, el Partido Socialista tendrá su Congreso Nacional. Constituida la Comisión Organizadora, esta es una gran oportunidad para revitalizar nuestra relación con la ciudadanía. Tenemos que aprovecharla. El Partido Socialista con sus 82 años es una fuerza fundamental en el país. Es el Partido de la Presidenta. Tiene un rol indispensable en el Parlamento y en las organizaciones sociales y territoriales; es una fuerza política con capacidad de renovación y de conexión con el mundo popular. El próximo Congreso será una oportunidad de revalidar todos esos lazos.

Compañeros, compañeras

En momentos en que se vienen los vientos de septiembre, el Partido Socialista enfrenta este tiempo de desafíos con una firme convicción de su rol indispensable en la conducción política y en los deberes que le caben con el gobierno que encabeza la Presidenta Bachelet.

Una vez más asumiremos nuestra responsabilidad, levantando la voz, cada vez que sea necesario, para defender lo bueno y cuestionar los errores de nuestra administración, pero convencidos de que el porvenir de Chile depende de esta transformación histórica de la que estamos siendo parte.

Con nuestra fuerza y con la unidad de todos podemos salir adelante, y enfrentar con confianza el futuro de la nación.

¡Juntos Venceremos!

compartir en:
compartir en: