10 Puntos para entender las elecciones en España

compartir en:
españa

Maricarmen Tapia

Los resultados de las elecciones municipales y autonómicas del 24 de mayo en España, muestran un cambio histórico en la esfera política, con el quiebre del bipartidismo y el surgimiento de movimientos ciudadanos que lograron la alcaldía de dos de las principales ciudades del país, Madrid y Barcelona, así como de otros muchos municipios.

La prensa Española, en general, tiende a infravalorar el impacto de este éxito –inesperado- y propone algunas interpretaciones que debieran ser matizadas. La presente aclaración busca generar una reflexión sobre las formas en que las estructuras partidarias de izquierda participan del poder y de cuáles son las principales exigencias, no satisfechas, que llevaron a esta irrupción de nuevos grupos sociales, calificados a sí mismos como “de izquierdas”.

  1. Es de extrañar por qué la prensa simplifica la participación de los movimientos ciudadanos reduciéndolos e incluyéndolos todos en el mismo grupo, “Podemos”. Se debe aclarar que este partido de creación reciente, se presentó con sus siglas en algunos municipios, con buenos resultados, pero, en las grandes ciudades, este partido es sólo uno de los integrantes de las plataformas ciudadanas ganadoras, como en Madrid (Ahora Madrid), Barcelona (Barcelona en comú), Valencia (Valencia en comú)), Zaragoza (Zaragoza en común), A Coruña (Marea Atlántica),  o Santiago  (Compostela aberta).
  1. La participación de las plataformas ha sido posible a que la Ley electoral permite su constitución con candidaturas unitarias. Las plataformas sociales que se han presentado en estas elecciones, cuentan con una fuerte implantación ciudadana. Se trata de grupos de personas que llevan tiempo trabajando, muchos de ellos ex militantes desencantados y que se volcaron a la actividad y defensa de derechos ciudadanos desde la sociedad civil. Otros responden a liderazgos surgidos de las reivindicaciones ciudadanas del último tiempo.
  1. Es interesante observar que las plataformas surgen como respuesta a demandas insatisfechas y a una incapacidad de los partidos de responder o de comprometerse debidamente con ellas. Los principales desencadenantes se pueden reunir en:
  • La política de recortes sociales, de salud y educación principalmente.
  • Los casos de corrupción de los partidos políticos, incluidos los partidos de izquierda.
  • Política de vivienda: caso de los desahucios.

Nótese que todos estos temas tocan al urbanismo, tanto por lo que el Estado debiera proveer en las ciudades, así como porque muchos de los casos de corrupción están relacionados con grandes proyectos urbanos.

  1. Las nuevas plataformas ciudadanas, muy heterogéneas en su conformación, no sólo lograron organizarse y ganar casi sin recursos para la campaña, sino que lograron ganar la confianza de los votantes. La participación, menor a la elección anterior (63% y 67% respectivamente) muestra que el voto del PP básicamente se abstiene; Ciudadanos, el partido que según la prensa y las encuestas debía ocupar el espacio de la centro derecha no cumplió las expectativas; mientras que el voto PSOE y otros partidos de izquierda se divide hacia estas nuevas plataformas.
  1. El día mismo de los escrutinios el PSOE se centró en destacar la pérdida de ediles por parte del PP e invisibilizó el avance de las plataformas ciudadanas. En los días posteriores, se han mostrado abiertas ambas partes a negociar y pactar, lo que probablemente conlleve a obtener la mayoría a la izquierda en muchos municipios en los que  por votación ha ganado el PP.
  1. Algunos medios señalan que el gran perdedor de las elecciones es Izquierda Unida (ex-PCE), quienes bajaron su votación en las listas en las que fueron como partido. Sin embargo, muchas de las listas de las plataformas ciudadanas están integradas por miembros de este partido y otros como ANOVA, en Galicia, quienes aumentaron en forma importante su número de concejales.
  1. En el caso de Cataluña, cabe destacar además el avance de las CUP. Esta nueva organización basada en sistemas asamblearios, se reconoce de izquierdas pero a diferencia de Barcelona en Comú es abiertamente independentista.
  1. La prensa también ha señalado que la elección de Ada Colau (Barcelona en Comú) es un retroceso al proceso independista en Cataluña. Si bien uno de los principales temores de esta plataforma era perder votos por no declararse abiertamente independista, en su interior existen ambas posturas y de manera conjunta sí se cree que cada pueblo tiene derecho a la autodeterminación, es decir, que se debe tener el derecho a decidir si se quiere mantener dentro de España o independizarse. Recordemos que el partido CIU, que sale del municipio ahora, es de derecha y utilizó fuertemente la independencia como campaña y como mecanismo de ocultación de las decisiones que se estaban realizando desde Cataluña (recortes) acusando a Madrid y para desviar la atención de la corrupción descubierta en sus filas.
  1. Los mapas teñidos de azul. La prensa nos muestra planos en que por cantidad de concejales, ganaría el PP (color azul) en casi toda la península. No obstante, se debe considerar dos cuestiones, primero, que gran parte de los municipios corresponden a poblaciones muy reducidas, en comparación a las capitales en que ganaron las plataformas y el PSOE. Segundo, recordar que el sistema de elecciones, según la Ley D’Hont, premia las mayorías y con ello, el bipartidismo.
  1. La derecha mantiene un potente discurso basado en el miedo al caos. Relaciona a las plataformas con la ultra izquierda, discurso que prende fácilmente en un contexto de fuerte crisis económica y el descrédito de los partidos políticos por los casos de corrupción. Lo que las nuevas autoridades logren demostrar, tanto en acuerdos como en medidas para contrarrestar la gran desigualdad social creada con las políticas sociales recientes, marcarán las elecciones autonómicas de septiembre próximo en Cataluña y las generales de finales de año.
compartir en:
compartir en: