Marcos Cárdenas (Presidente FEUAH): “Tenemos que construir un partido socialista y no un partido de centro”

compartir en:

Marcos Cárdenas (Presidente FEUAH)

Revista Vanguardia.cl

Marcos Cárdenas no es del tipo común dentro de la actual Juventud Socialista: permeada por su experiencia de vida y su fe cristiana, su visión de la política evoca aquellos tiempos donde “marxistas, laicos y cristianos” compartíamos un proyecto común. Siendo militante desde la época de la Revolución Pingüina, entró a estudiar en la Universidad Alberto Hurtado en 2007.  Luego de un tiempo, ingresó a la Compañía de Jesús, de la cual se retiró en el año 2013. Las paradojas de la vida lo llevarían a la Presidencia de la Federación de la casa de estudios de los jesuitas chilenos a partir de abril de 2014.

En esta entrevista exclusiva de Revista Vanguardia (realizada por Whatsapp), Marcos nos cuenta su experiencia como el único socialista en la CONFECH durante este año, su lectura de las causas de la reciente derrota en la Hurtado y su visión respecto al futuro del movimiento estudiantil, la Reforma Educacional y la presencia de los socialistas en los espacios universitarios.

LA EXPERIENCIA EN LA HURTADO

Luego de varios años de acumulación de fuerzas e intentos electorales fallidos, los socialista de la Universidad Alberto Hurtado lograron encabezar su Federación de Estudiantes entre abril y noviembre de 2014. ¿Cómo fue esa experiencia?

Ha sido una buena experiencia en todo sentido. Como dices tú, la acumulación de fuerzas y de intentos sembró un germen de militancia socialista dentro de la universidad. Yo creo que ha sido un buen trabajo en el sentido se sacar ciertos temas sensibles para el estudiantado, por ejemplo, el bloque protegido (que es una cuestión importante), poner en discusión la gran temática del co-gobiermo y la triestamentalidad, y la subcontratacion más allá del slogan de todas las federaciones. En esto último hicimos más cercano con Fundación Sol. También ha sido bueno por el grupo humano socialista que hemos ido generando: empezamos el año pasado con cuatro personas y hoy somos más de quince, Entonces, por eso también dan ganas de seguir estando en política universitaria.

Además de agrupar a socialistas, comunistas e independientes, el Frente Amplio de Izquierda de la Hurtado sumó este año a sus filas a progresistas e integrantes de la Izquierda Ciudadana. ¿Es posible darle proyección a esta alianza dentro de la Hurtado y a nivel nacional?

Yo creo que el Frente Amplio nace como una experiencia de izquierda democrática dentro de un espacio que está cooptado por algunas pseudo-izquierdas revolucionarias, movimientos más posmodernos o movimientos políticos que están orientados solamente a trabajar en los espacios universitarios. La IC y los Progresistas están teniendo trabajo territorial, se conforman o se quieren conformar como partidos políticos y además comparten un decálogo más o menos democrático;  cuestión que no podemos señalar de otros sectores.

De haber una alianza nacional, yo creo que puede ser prospera sobre todo en el espacio universitario, donde hay más o menos tres bloques definidos. Creo que trabajar mancomunados es primordial para todos. Los comunistas necesitan que nosotros estemos, nosotros necesitamos a la Jota, que en realidad son la juventud más grande en ese sentido. O sea, comparada con RD, los progresistas y la IC.

Yo creo que [la proyección de la alianza] es totalmente factible: tenemos historia, lenguaje común, visiones de la realidad más o menos parecidas. Entonces, yo creo que es como de Perogrullo preguntarse si estamos o no juntos. Tenemos que hacerlo, sobre todo por los cambios que necesita Chile, por nuestros mártires, por nuestra ideología y por sobre todo por esta conversión hacia la democracia.

Por escasos votos, el Frente Amplio de Izquierda quedó fuera de la segunda vuelta en estas elecciones, siendo superado por la lista “Ahora Cabros” y el auto-denominado “Bloque de Conducción”. ¿Qué faltó para ganar?

Mira, yo creo que no se trata solamente de qué nos faltó para ganar sino de por qué perdimos, porque fue una derrota electoral. Creo que hubo varios factores. Primero, como nosotros somos una juventud con identidad socialista, el que la Presidenta Bachelet sea del PS afecta. Si el gobierno no hace los cambios estructurales… este gobierno entra con una impronta de hacer tres grandes reformas estructurales, pero a Reforma Tributaria no salió como  la gente más de izquierda le hubiese gustado, haciendo pacto con la derecha. La DC tiene un centro gravitante en la NM. Entonces, ése es un factor: el cómo el gobierno hace las cosas.

Segundo, la falta de definiciones programáticas entre nosotros. Creo que faltó mayor trabajo en equipo para definir la lista junto a las otras juventudes.

En tercer lugar, creo que, por ejemplo, la lista “Ahora Cabros” (donde está la Juventud Guevarista, la Juventud Rebelde y los trotskistas) tuvieron -lo digo yo así- cierto beneficio de la Rectoría, que le hizo campaña. No estoy diciendo que ellos quieran ir a bajar la línea de Rectoría, sino que, como hay dos personas en la actual lista (el Consejero Académico y el Presidente) están sumariados hasta marzo. La Universidad mandó comunicados que hizo conocidos a los compañeros. Ellos jugaron a que nosotros nunca los habíamos apoyado y eso no fue así. También hay algo no sólo con respecto a las Jiventudes Comunistas y los socialistas, sino que hay algo cultural de apatía a lo político, de apatía a lo colectivo. Entonces, el discurso liberal o el discurso más conservador entran en la Universidad y puede que haya sido un voto castigo hacia nosotros.

EL “BLOQUE DE CONDUCCIÓN”, LA CONFECH Y LA REFORMA EDUCACIONAL

Una de las particularidades de la Federación de la Alberto Hurtado es que está dentro de la CONFECH. ¿Cómo fue tu experiencia como el único socialista en este espacio durante este año?

Siendo bien sincero, como dice [Giovanni] Sartori en su libro Partidos y Sistemas de Partidos, para  contar partidos se necesita sólo a los partidos relevantes. Efectivamente, la JS solamente conmigo como representante no era un actor tan influyente, pero sí éramos, en los momentos de mayor conflictividad, una bisagra, punto de dialogo, punto de encuentro entre sectores un poco irreconciliables. Siempre mantuvimos nuestra posición democrática con respecto a las bases de nuestra universidad, siempre votamos lo que nos dictó nuestro pleno. Esto dentro del CONFECH no suele pasar en todos los sectores.

Yo creo que eso fue un buen paso en el CONFECH, aunque este año el CONFECH fue bastante bajo en el ámbito de convocatoria, de seriedad, de unidad. Fue un año bastante más disperso y fragmentado. Nosotros fuimos un actor que conversó con todos los actores, independiente de su color  político, posición ideológica y sobre todo porque la UAH tiene algo que decir en todas estas instancias.

¿Cuál es tu visión respecto a la línea política que ha seguido el “Bloque de Conducción” en la CONFECH?

El “Bloque de Conducción” no ha sido realmente un bloque de conducción. Han sido un grupo de movimientos políticos que han llevado sus intereses dentro de la CONFECH. No hemos llegado a buen puerto casi ninguna oportunidad. Ellos dicen que la derogación del DFL 2 fue una cosa de ellos, pero según recuerdo, desde 2011 se viene luchando por esto y en esta oportunidad el gobierno de turno tuvo la voluntad política para hacerlo. Efectivamente, ellos tenían la FECH, pero también el NAU fue parte de la conducción de este año. Por lo tanto, no es una ganada para ellos.

Lo que me llama la atención es que son movimientos serios, son buenos (tengo amigos ahí), pero con actitudes infantiles respecto al Plan de Participación [del MINEDUC]. Se subieron y dos semanas después se bajaron. La CONFECH no tuvo el despliegue que debió haber tenido.

La  Izquierda Autónoma y la UNE son nuevas visiones del socialismo y el comunismo, pero fuera de la Nueva Mayoría. Yo lo respeto, creo que ha habido disposición al diálogo, pero creo que este año no fue lo más brillantes.

¿Cómo ves el panorama de la CONFECH y la Reforma Educacional para 2015, en especial con los gremialistas en la Federación de la Universidad Católica?

Bueno, en primer lugar, yo creo que va a estar bastante entretenido el panorama, no solamente porque la FEUC sea una FEUC gremialista sino que probablemente van a ser oposición a la reforma del gobierno, de lo que pueda emanar el ejecutivo. Como también el autodenominado “Bloque de Conducción“ va a ser también oposición a la reforma, pero por la izquierda. Y para qué hablar de la ultra.

Creo que va a ser un año de mucho tira y afloja. No va a haber mucho consenso y creo que, por ejemplo, este muchacho de la Católica que salió electo, por lo que ha salido en la prensa, ha sido un retroceso de lo que podría ser el movimiento estudiantil, en el que había cierto consenso de sacar el lucro de la educación. Él está hablando de que Chile no está preparado para la gratuidad. Con respecto al lucro tiene otra opinión y bueno, esto es también parte de la democracia, pero creo que es un retroceso de algunos años.

De todos modos, creo que no va a ser gravitante. Va a tener harta prensa lo que es más o menos obvio por ser de la FEUC, y ahora por sobre todo por ser gremial dentro de un contexto de la CONFECH en el que la mayoría de las universidades están controladas o tienen una orientación de centro-izquierda o de izquierda. Yo creo que para él va a ser bastante complejo.

Con respecto  a la Reforma, como te decía anteriormente, este año no hubo una conducción en el movimiento estudiantil y tampoco lo hubo en el gobierno, y eso como militante socialista lo tengo que decir. No hay claridad en cómo va a ser esta reforma, cuáles van a ser sus características, si tenemos el apoyo en la Cámara de Diputados, si tenemos el apoyo en la Cámara Alta , si realmente la DC está por hacer cambios. Yo creo que es otra discusión, pero claramente va a ser un año de tira y afloja, dónde con la derogación del DFL 2, puede ser que las dinámicas internas de las universidades con respecto al cogobierno y triestamentalidad van a tener lugar quizás no tan afuera pero sí dentro de las universidades.

LA JS Y LOS ESPACIOS UNIVERSITARIOS

Aunque durante estas semanas seguimos compitiendo en distintos espacios universitarios, las derrotas en la Universidad de Chile y la Universidad Alberto Hurtado probablemente fueron muy duras paras las expectativas de crecimiento que teníamos. ¿En qué pie crees que queda la Juventud Socialista luego de estas derrotas? ¿Cuál es el camino que deberíamos seguir durante 2015 en las distintas universidades?

Una de las gracias de ser una juventud de un partido político es que la JS no solamente se centra en las universidades. El otro año viene el tema de concejales, de formar jóvenes en la política para servir mejor en sus comunas.

En las universidades se deben seguir fortaleciendo las organizaciones. Yo creo que es un año importante. Aunque la Js no esté representada en el CONFECH, éste no lo es todo. Efectivamente, es una tribuna, es el lugar donde ha  canalizado  el movimiento estudiantil sus demandas y está bien. Pero, como dice [Adam] Przeworski, la democracia cuando se pierde se vuelve más potente, o sea tiende a ser mucho mejor porque cuando hay derrotas electorales hay legitimidad. La JS tiene un rol de seguir formándose en sus  núcleos, comunales funcionales al interior de las universidades. Necesitamos buenos dirigentes y sobretodo un relato común, que es lo que le falta a la JS. Es decir, ¿qué es lo propiamente socialista de esta Reforma Educacional? ¿Qué es lo propiamente socialista en la Reforma Constitucional? ¿Qué es lo propiamente socialista en la Reforma Tributaria? No nos podemos quedar pegados solamente administrando circunstancias sino que necesitamos un relato, y yo creo que la base socialista de las universidades puede generar un relato para nuestra juventud.

Más allá de lo que pueda pasar en la elección interna de nuestro partido (si sale Camilo Escalona, si sale Isabel Allende), yo creo que la JS va a seguir su curso normal. No hay diputados, senadores o dirigentes que se preocupen tanto como la JS de las elecciones. Obviamente, se van a empezar a preocupar, pero en general ellos no lo hacen. La JS tiene que ayudar al dialogo y acercamiento con el partido y de la formación. Para tener buenos dirigentes hay que tener buena formación.

Estamos en una época donde nos podemos equivocar. Podemos ser más audaces, ser críticos, ser todo lo propiamente de izquierda. No hay que ser conformistas con lo que va haciendo el gobierno. Eso es propiamente de una obsecuencia que no es parte de nuestra génesis política.

Como personas de izquierda tenemos que criticar la democracia, superar esta sociedad post pinochetista, y construir un partido socialista y no un partido de centro. O sea, si nosotros estamos en la Nueva Mayoría es porque somos la izquierda del centro y no debemos seguir contribuyendo a los sectores más privilegiados.

La JS tiene algo que decir para que los sectores marginales, los sectores más pobres de la sociedad, los trabajadores y los estudiantes se sientan interpretados por sus lineamientos. Y esa es una disputa que no sólo se tiene que dar en nuestras universidades sino que también en nuestros comunales y al interior de los puestos de poder.

Las estrategias son varias en este sentido y tenemos que seguir fortaleciendo la Juventud. Cumplimos 79 años y una derrota electoral en 79 años es una raya en el agua. Se vienen muchas derrotas más y muchas victorias más, pero no se acaba el mundo. Es importante perder y frustrarse en política, pero hay que reponerse, hay que valorar lo que tenemos y seguir creciendo también para hacer una patria más grande, más justa, más solidaria, menos liberal y menos individualista. En eso podemos contribuir los socialistas de hoy.

RV.

compartir en:

1 Comentario

Comments are closed.

compartir en: