El secreto de la ficha

compartir en:

Por Danae Mlynarz

A principios de diciembre participé en un interesante seminario “Una nueva mirada sobre pobreza: del asistencialismo a lo promocional”, organizado por la Fundación de Superación de la Pobreza donde se estableció un debate sobre el sistema de focalización en Chile. En dicha ocasión se observaron las consecuencias subjetivas relacionales que estos sistemas han acarreado.

Principalmente, porque junto con dar señales equívocas en torno al esfuerzo -por el aumento de los puntajes- también su aplicación ejerce una violencia simbólica hacia las personas que viven de manera más precaria.

Por estas razones se exponía la necesidad de terminar con la focalización hacia los grupos más pobres centrándose en políticas universales y que identificaran o focalizaran en los más ricos para excluirlos de ciertos beneficios sociales, dado que en nuestro país el tema de las vulnerabilidades sociales atraviesa a un significativo número de habitantes.

Este debate entra en contradicción con lo que ha sido la política del actual gobierno el cual desde el primer día se puso por misión el mejorar la focalización en los que más pobres o según sus palabras en “los verdaderos pobres”. Para ello creó una comisión de expertos el 2010 y luego cambió la unidad de focalización por la División de focalización en el ministerio de Desarrollo Social cuya misión es implementar la Nueva Ficha de Protección Social.

Supuestamente durante el año 2012 se realizaría el proceso de refichaje y durante el año 2013 la Nueva Ficha estaría operativa, sin embargo, estamos comenzando el 2014 y se ha decidido cancelar su aplicación hasta que el nuevo gobierno tome la decisión y aún no se conocen aspectos sustantivos de su posible futura aplicación.

Si bien sabemos que la Nueva Ficha incluye preguntas sobre gastos, patrimonio, enfermedades catastróficas y que la información será validada por otras fuentes de información sustituyéndose el privilegio del auto reporte, no sabemos aspectos sustantivos, que hasta el día de hoy son un verdadero secreto.

  1. Cuál es el algoritmo de cálculo del puntaje de la Nueva Ficha y, por tanto, las ponderaciones de cada una de las variables o dimensiones.
  2. Cuántas personas que antes eran beneficiarios quedarán fuera de ellos con la nueva focalización.

Estas dos preguntas tuve la oportunidad de hacérselas al ministro de Desarrollo Social en el seminario señalado, no obtuve ninguna respuesta.

Hace pocos días se anuncia la suspensión del proceso, situación que parece acertada frente a la incertidumbre anteriormente señalada, pero nadie nos ha dado una explicación en relación a los recursos invertidos en un proceso no ejecutado, ni en las razones de los atrasos, ni por qué el proyecto estrella del nuevo ministerio de Desarrollo Social no vio la luz durante toda su gestión. Será un nuevo error del “gobierno de excelencia”, nos hemos acostumbrado a ellos pero eso no quita que como ciudadanos exijamos explicaciones.

La construcción y uso de este instrumento de focalización no es neutro en el sentido que responde a un modelo de desarrollo de la Política Social.

La estigmatización y consecuencias de su aplicación así lo muestran, si bien el próximo gobierno comprometió en su programa cambios a la Nueva Ficha, aún no sabemos las consecuencias que podría tener la aplicación de ésta.

Tiene la oportunidad de cambiar la mirada, sin embargo, frente a la situación de incertidumbre actual y de congelamiento de los puntajes debe estar preparado para un momento de transición de fácil operación.

Fotografía:  ramirogarcia/Flickr bajo licencia Creative Commons

compartir en:
compartir en: