La letra chica en las nuevas regulaciones para los jardines infantiles