¿Y si la nueva centroizquierda nace ahora?