Seminario “Fortalezas, debilidades y desafíos del proyecto de ley de primarias”

compartir en:

Seminario primarias

En el Salón de los Presidentes del Congreso Nacional en Santiago se llevó a cabo el seminario “Fortalezas, debilidades y desafíos del proyecto de ley de primarias”, organizado por la oficina parlamentaria del senador Fulvio Rossi, por la Fundación Chile21 y el Instituto Igualdad.

El encuentro permitió que representantes de diversas instituciones y organizaciones sociales compartieran su visión respecto al proyecto de ley que actualmente cumple su segundo trámite en el Senado formalmente con “suma urgencia” decretada por el Poder Ejecutivo, aunque su discusión se ha dilatado en las últimas semanas.

La iniciativa legal establece un sistema de elecciones primarias voluntario y con respaldo del Estado, para que los partidos políticos puedan escoger a sus candidatos a Presidente de la República, a parlamentarios y a alcaldes.

La inauguración del seminario estuvo a cargo del director ejecutivo del Instituto Igualdad, Ernesto Águila, quien destacó que la iniciativa que se legisla permitirá “oxigenar” el sistema de elecciones en los partidos.

“Es una ley fundamental que le va a hacer bien al sistema político”, comentó el académico, para quien existen muchas posibilidades de alcanzar un pronto acuerdo de las bancadas parlamentarias para aprobar la iniciativa.

La directora ejecutiva de la Fundación Chile 21, María de los Ángeles Fernández, valoró la instancia de discusión ya que, a su juicio, actualmente el debate del proyecto está centrado en las fechas en que se realizarán las primarias, impidiendo que la ciudadanía visualice que hay temas más relevantes en el fondo de la iniciativa de ley como la mayor transparencia y participación que podría generar esta ley.

“Todos sabemos que tenemos un problema con nuestro sistema de mediación de demandas y hay amplias expectativas de que las primarias puedan estrechar la brecha que hoy observamos entre los chilenos y chilenas y quienes toman las decisiones”, comentó.

Aunque también se preguntó si es realmente necesario tener una ley de primarias, considerando que existen experiencias como la de los partidos de la Concertación, donde se han realizado varias elecciones primarias en forma privada o independiente, sin participación del Estado.

El senador Fulvio Rossi, en tanto, manifestó que tras casi un año de tramitación en el Congreso (el proyecto de ley ingresó el 6 de septiembre de 2011) la propuesta del Ejecutivo se presenta como un paso importante para transparentar los procedimientos internos de los partidos y mejorar así la imagen de todo el sistema político.

“Mientras tengamos el sistema electoral que tenemos, es imprescindible tener un sistema de primarias”, apuntó el parlamentario.

La postura del Poder Ejecutivo

En el seminario participó además también el ministro secretario general de la Presidencia, Cristián Larroulet, quien expresó que Chile a pesar de tener un sistema democrático consolidado no se puede dejar de perfeccionar el funcionamiento de las instituciones.

Para el secretario de Estado el principal problema que muestra nuestro sistema político es la desconfianza de los ciudadanos hacia la política, y un instrumento eficaz para revertir esta situación sería darle mayor transparencia a los procesos.

“La esencia del proyecto de elecciones primarias voluntarias y vinculantes es que el ciudadano deje de ver que los candidatos a alcaldes, parlamentarios y candidatos a Presidente de la República se eligen entre cuatro paredes”, acotó.

Larroulet agregó que el proyecto de ley establece un sistema de elecciones primarias “voluntarias y vinculantes” porque no se trata de debilitar la autonomía de los partidos en sus mecanismos internos, pero que sí se garantiza el apoyo institucional y económico del Estado para los partidos que decidan realizarlas, dado que la institucionalidad los partidos políticos es muy importante.

“Una democracia necesita partidos sólidos; los partidos políticos son un bien público que hay que cuidar”, comentó el ministro, señalando que por esa razón el Estado ayuda a abaratar los costos de una elección primaria y además, ofrece legitimidad y fe pública al proceso eleccionario.

Perjuicios y bondades de una elección primaria

Los antecedentes más recientes de elecciones primarias en Chile corresponden al actual conglomerado político Concertación de Partidos por la Democracia, que desde 1993 y en forma privada, ha realizado procesos internos para definir a sus candidatos presidenciales y este 2012 definió en algunas comunas a sus candidatos a alcalde con la misma modalidad.

El diputado Pepe Auth destacó este hecho al iniciar el panel de discusión del seminario, pero lamentó que hoy día las elecciones primarias sean una alternativa a la definición de candidatos por sondeos de opinión. “Van varias elecciones donde el candidato es elegido por el peso de la opinión pública”, dijo.

Valoró el proyecto de ley como una forma de instaurar las elecciones primarias como un hito más en el cronograma electoral y como tal, consideró “razonable” que el Estado apoye de la misma forma que con todo el proceso de elecciones: con movilización, publicidad en franja televisiva, etc.

Por su parte, el académico de la Facultad de Ciencias Sociales e Historia de la Universidad Diego Portales, Mauricio Morales, presentó su estudio “Primarias en Chile: el caso de la Concertación 2012”, advirtiendo, en primer término, que una ley de primarias podría generar una “polarización” de los votantes, en el sentido que sólo participarían del proceso aquellos ciudadanos más politizados.

“Las primarias debieran ser obligatorias, vinculantes y simultáneas” para todos los partidos políticos, comentó el experto, ya que de acuerdo a los resultados de su investigación en las elecciones primarias de la Concertación se produjeron fenómenos como que a mayor tamaño de la comuna, menor fue la participación en los comicios. Lo mismo que cuando uno de los candidatos era un alcalde candidato a la reelección (candidato incumbente), la participación también fue menor.

Género y reformas políticas

En nombre de la Corporación Humanas, su presidenta Carolina Carrera, se refirió a la negativa repercusión que puede acarrear una ley de primarias para garantizar la equidad de género en los cargos de representación pública.

Si bien, su organización presentó una indicación al proyecto de ley en el Congreso para asegurar la inclusión igualitaria de candidaturas de hombres y mujeres, Carrera manifestó que “somos contrarias a las primarias porque está comprobado que dificulta aun más la incorporación de la mujer a la política” y aseguró que primero preferirían que se trámite una reforma constitucional que garantice la equidad de género en cargos políticos.

A este tipo de reformas también apuntó la jefa del Programa de Gobernabilidad del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Marcela Ríos, quien estimó que existe un problema con la secuencia de las reformas políticas que se están impulsando en el país y el diagnóstico que hacen los partidos sobre éstas.

“Sin una reforma al sistema binominal, al sistema de partidos y al Servicio Electoral, una ley de primarias puede profundizar aun más los problemas de participación”, aseguró la experta.

Desilusión con el proyecto

El coordinador de Políticas Públicas del Instituto Libertad y Desarrollo, José Francisco García, también fue parte del panel de discusión y planteó su desilusión respecto al proyecto de ley en trámite.

“Teníamos más expectativas de que genere mayor participación, pero han primado los criterios de exclusión de los candidatos desafiantes versus los candidatos incumbentes”, sostuvo el especialista. Agregó que “el problema no es meter a los candidatos independientes en las elecciones de un pacto, sino cómo sacar a alcaldes que llevan mucho tiempo en el cargo”.

Finalmente, expuso el encargado de Reformas Políticas del Instituto Igualdad, Ricardo Solari, quien lamentó que el proyecto de Ley de Primarias lleve un año tramitándose porque “cuando pasa el tiempo, pueden surgir soluciones de emergencia para resolverlo y cada producto en sí mismo puede terminar generando mayores distorsiones al sistema político”.

En este sentido, instó a evitar que en lo que resta de tramitación legislativa el proyecto empeore y que se fortalezcan los derechos de las minorías, tanto en las elecciones nacionales como a nivel regional.

compartir en:
compartir en: