Bachelet 2.0: lo que puede aportar el PS