¿Independientes de izquierda?

compartir en:

Independiente

Una categoría falaz y tradicionalmente conservadora ha sido la de “independiente de derecha”.  Falaz porque se trata de hacer pasar un ejercicio sistemático de la política como si no lo fuera. No deja de ser curioso, por ejemplo, que en Chile un partido se denomine Unión Demócrata Independiente. ¿En que podría consistir la “independencia” de un partido político? Misterio.

Por el contrario, la definición de “independiente”  ha sido históricamente extraña para las culturas de izquierda. El compromiso se medía justamente por la militancia. Pero los tiempos cambian y el discurso contra la política, aquí y ahora, no deja de ser adaptativo. No solo los partidos políticos están mal evaluados sino que la desconfianza se extiende hacia la política como totalidad. La mayoría de los liderazgos triunfantes en las recientes elecciones estudiantiles se han presentado cuidadosamente como “independientes de izquierda”. En este sentido, es posible que a la líder indiscutida del movimiento estudiantil de 2011 le haya jugado en contra no tanto su militancia comunista como su militancia a secas.

Tal vez la actual propensión a definirse como “independiente de izquierda” sea solo un fenómeno pasajero: una reafirmación de autonomía respecto de los actuales partidos o de la política realmente existente y no de la política misma. Sin embargo, no deja de observarse una cierta reticencia o duda metódica  en estos nuevos colectivos no solo a entrar a la política tradicional sino al espacio político en sí, el cual como se sabe no se configura solo a partir de lo que uno quisiera ni con los actores que a uno le gustaría. Como diría Weber, la ambigüedad moral intrínseca de la política deriva de que quienes allí concurren están movidos por fines muy diversos que uno no  conoce ni controla.

Es cierto que la política puede ser vista, ante todo, como una lucha por definirla: quiénes la hacen, con qué medios, en qué escenario. En este marco principios como independencia y autonomía pueden ser configuradores de identidad, pero cuando una política en aras de preservar una pureza casi metafísica no reconoce ni interlocutores ni aliados, su resultado más seguro será la infecundidad y el aislamiento político.

Las recientes elecciones universitarias han permitido visibilizar a un conjunto de grupos de izquierda poco conocidos que no forman parte de la escena político-institucional (NAU, NIU, FEL, Izquierda Autónoma, Impulsa y otros). Se trata de colectivos socio-políticos cuyos dirigentes son jóvenes pero cuyos  movimientos algunos no lo son tanto, traen nuevas ideas y potentes  intuiciones. Es probable que algunos de estos líderes y colectivos deriven hacia los partidos históricos de izquierda si estos son capaces de reformularse con rapidez y creatividad. La mayoría, sin embargo, seguramente va a converger hacia el intento de configurar “otra izquierda”, para lo cual tendrán como desafío superar sus propias desavenencias, trascender los límites de lo estudiantil e intentar avanzar hacia alguna forma de organización política. No es la primera vez que se propone una superación de los partidos y culturas clásicas de izquierda en Chile, particularmente de la comunista y la socialista. Anteriores esfuerzos no han tendido éxito aunque han dejado huellas. Pero la historia siempre está abierta, particularmente en los tiempos que corren.

compartir en:

2 Comentarios

  1. (1) No creo que autodenominarse “independiente de izquierda” sea una “propensión actual”. Al gobierno de Allende lo apoyaban eran más que mayoritariamente, “independientes de izquierda”, una gran masa de pueblo anónimo que votaba y creía en la UP y su proyecto.
    (2) Ahora que tengamos la Concertación centro-izquierdista o izquierdo-centrista (no se cual gana en esto) la gran mayoría de sus votantes son independientes centristas o izquierdistas, y menos mal digo yo porque así tenemos una buena parte de la población aun sana, no contaminada con los enjuagues partidistas.
    (3) Es obvio que en este juego de ser o no ser influye el desprestigio de la política y de los partidos de izquierda. Cuando escucho o leo a los dirigentes socialistas (o izquierdistas) de hoy (el precandidato Velasco por ejemplo), no veo ni escucho a Marx por ninguna parte ¿Los socialistas dejaron de ser marxistas? Pues que lo digan fuerte y claro. Que espacio político tenemos hoy quienes aún creemos que existe una diferencia entre los dueños del capital y los que sólo pueden vender su fuerza de trabajo para sobrevivir. Incluyo en esto desde el bombero de la Shell o el vendedor del supermercado, hasta el ingeniero o economista de la fábrica o de la mina, pasando por el “experto” que “boletea” para la gran o pequeña empresa.

  2. Quisiera introducir un matiz. Me parece que hay una diferencia entre los independientes de derecha, que como Jorge Alessandri o Jaime Guzmán hasta la fundación de la UDI se presentaban a sí mismos como “independientes” a secas, y los independientes de izquierda, que siempre se han presentado como “independientes de izquierda”. La derecha chilena siempre ha renegado del eje izquierda-derecha mismo, creando su identidad discursiva a través de dicha negación, mientras que la izquierda se ha apropiado de dicho eje para definir su identidad.

Comments are closed.

compartir en: