Cuantos “8 de marzo” tiene un día (en Chile)

compartir en:

La Lucha Continúa

Durante los años más álgidos de la dictadura, el 8 de marzo solía marcar el inicio de las movilizaciones. Colgándose de la convocatoria que realizaban diversas organizaciones de mujeres, los distintos sectores sociales y políticos que constituían la oposición a la dictadura aprovechaban la ocasión para expresar sus demandas. Dura tarea era, a veces, para las feministas, intentar que no se desdibujaran las propuestas y demandas específicas del movimiento de mujeres, que si bien era un movimiento claramente antidictatorial, pugnaba por expresar un malestar que excedía los límites de la dictadura. Un malestar que podía ser rastreado en la historia yendo a periodos muy anteriores al golpe militar de 1973 y que se pensaba podía no terminar con el fin de la dictadura, si no se lograba incorporar la perspectiva feminista en los discursos que articulaban las fuerzas democráticas.

Mucha agua ha corrido bajo el puente desde entonces y excede los objetivos de esta entrada relatar qué fue del feminismo que emergió en plena dictadura una vez que esta terminó para dar paso a los 20 años de gobierno de la Concertación. Por ahora, limitémonos a examinar cómo será la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, este 8 de marzo de 2011.

Lo primero que salta a la vista es que no hay una convocatoria única a conmemorar esta fecha. Para empezar, tenemos un actor nuevo: un gobierno de derecha en su segundo año de mandato. A una “fiesta ciudadana” en la Estación Mapocho, animada por La Noche y por Kramer, el popular imitador, invita el gobierno de Sebastián Piñera. Un “mujerazo” lo han bautizado. “Mujer, tu fuerza es Chile”, es el lema escogido para la ocasión.

La oposición representada por la Concertación y el PC, por su parte, se ha sumado a una convocatoria realizada por la CUT a reunirse en Plaza Italia para desde ahí marchar hasta el paseo Bulnes, frente a La Moneda, donde se realizara un acto cultural-político.

Pero la realidad sería muy simple si solo tuviéramos estas dos convocatorias.

Organizaciones de mujeres y feministas, agrupadas en la Coordinadora 8 de marzo 2011, tienen su propia convocatoria a reunirse en la Estación Central y desde ahí marchar hasta la plaza Los Héroes.

Así las cosas y dado que tanto la marcha de la CUT como la de la Coordinadora 8 de marzo se anuncian para horas muy similares (18 y 18:30 hrs., respectivamente), podría ocurrir que ambas marchas confluyeran en actos separados por apenas unas cuadras de distancia. Aunque, ciertamente, no solo esas cuadras separan a estas dos convocatorias, a las que cabe considerar juntas pues tienen como elemento común el ser realizadas desde la oposición al gobierno actual.

De alguna manera, es posible sostener que estas dos convocatorias reproducen la contradicción que señalamos al comienzo de esta entrada, como característica de las movilizaciones de los 8 de marzo bajo dictadura. Por una lado, quienes ven en esta fecha una ocasión propicia para impulsar un movimiento amplio de oposición, en este caso, al gobierno de la derecha encabezado por Sebastián Piñera. Por el otro lado (dos cuadras más al poniente) organizaciones de mujeres de variada procedencia que coinciden en querer hacer del 8 de marzo un día de expresión pública de las demandas específicas de las mujeres. Desde la perspectiva de estas organizaciones ni el Gobierno con su actividad festiva, ni la oposición reunida al alero de la CUT, con el evidente propósito de ver si al calor de un discurso que en términos muy generales se refiera a los derechos de las mujeres, se logra articular un frente amplio opositor, representa el sentir de quienes, desde distintos ámbitos, denuncian y proponen soluciones a los problemas que afectan a las mujeres por su condición de tales.

Tres convocatorias, entonces, cada una con un discurso que pasa por las mujeres (y por el tema de la dualidad sexo/genero) de distinta manera, con perspectivas diferentes, compresiones distintas de los contextos políticos y culturales que determinan la situación actual de mujeres y hombres y los desbalances de poder que la relación entre ambos conlleva.

Ahora bien, si quisiéramos tener realmente un panorama completo de “los 8 de marzo” que se conmemoraran en Chile este año 2011, no deberíamos dejar fuera otras convocatorias, que algunos grupos realizan desde su entorno más local, ya sea en el mismo Santiago o en provincia. Las redes sociales las hacen circular y cada una agrega alguna especificidad que tal vez se percibe como no suficientemente enfatizada por las otras convocatorias.

Qué capacidad de convocatoria tendrá cada una de las instancias que hemos mencionado es algo que solo sabremos “el día después”. Qué marchas y actos contaran con la cobertura de los medios masivos de comunicación, quién saldrá en los diarios, quién en la TV. Quién quedara fuera de toda cobertura. Tema para otra entrada, esta vez referida a hechos ya consumados.

compartir en:
compartir en: